La Distrofia neuroaxonal es un trastorno neurodegenerativo que afecta al perro de agua español. Los primeros signos clínicos en perros afectados aparecen entre los seis y los once meses de edad. Se observa una leve inflamación de la cabeza, una ataxia cerebelosa leve generalizada con hipermetria de las extremidades torácicas y ausencia o disminución del reflejo rotuliano. Los síntomas cursan son anomalías en la marcha, incontinencia sola, defecación incontrolada y cambios de comportamiento, como falta de brillo, nerviosismo y vocalización. Otros signos que muestran los perros afectados son el ritmo compulsivo que varía en su gravedad, déficits propioceptivos, disminución de la amenaza, déficits visuales, movimiento ocular involuntario (nistagmo) y disminución del tono muscular.

Debido a la gravedad del trastorno y su naturaleza progresiva, a menudo se requiere el sacrificio de los perros afectados.

La mutación causante de la distrofia neuroaxonal se hereda de un modo autosómico recesivo. Esto significa que el perro puede estar libre de la enfermedad (homocigoto normal), afectado (homocigoto afectado) o portador no sintomático (heterocigoto). Los portadores no desarrollarán la enfermedad pero si transmitirán el alelo defectuoso al 50% de su descendencia» Regresar a Noticias