Los cachorros afectados de LAD muestran lesiones cutáneas características en los pies y en la cara, diarrea, bronconeumonía y falta de crecimiento. Las lesiones cutáneas consisten en eritema y escamas fuertemente adherentes, erosiones o ulceraciones con costras que afectan principalmente a los pies, las extremidades distales, los codos, los corvejones y el hocico. Más tarde, se produce hiperqueratosis de las almohadillas y deformación de las uñas. Los perros afectados por LAD también muestran una dilución del color de la capa en las áreas pigmentadas de la piel. Un paladar duro anormalmente arqueado es un marcador clínico característico de la enfermedad.

La mutación causante de LAD se hereda de un modo autosómico recesivo. Esto significa que el perro puede estar libre de la enfermedad (homocigoto normal), afectado (homocigoto afectado) o portador no sintomático (heterocigoto). Los portadores no desarrollarán la enfermedad pero si transmitirán el alelo defectuoso al 50% de su descendencia

» Regresar a Noticias